Proyecto Geotérmico en Colombia Consigue el Éxito a través del Desarrollo Participativo

26 July, 2014 | By More

Por Kara Dewhurst. Traducido por: Dra. Dora Lopez PhD. Vía Renewable Energy World

 

Una evaluación cuidadosa del impacto social es necesaria para el éxito y sostenibilidad de los proyectos geotérmicos en las naciones en desarrollo y un nuevo proyecto en Colombia hace justamente eso.

Cualquier persona involucrada en el desarrollo de infraestructura conoce muy bien los efectos que tienen los proyectos en las comunidades locales. Estos efectos pueden ser positivos o negativos, pero la experiencia nos dice que los conflictos sociales y políticos parecen ser una parte inevitable del proceso de desarrollo. En lugares con crisis social, política y económica existente, el riesgo de conflicto es alto y comienza en las primeras etapas de exploración y planificación.

En la jerga corporativa, las empresas hablan de “mitigación de riesgo” cuando se preparan para entrar en esas regiones. Se calculan costos y beneficios y desarrollan estrategias de mitigación del riesgo como lo harían para cualquier tipo de riesgo calculable ya sea económico, social o ambiental.

Sin embargo, cuando se trata de proyectos geotérmicos, esta estrategia es inherentemente defectuosa. La industria geotérmica debe tomar mayores medidas tanto para abordar el conflicto y poner un mayor énfasis en la responsabilidad social y sostenibilidad.

Hay dos estrategias que se han desarrollado y utilizado en otras industrias, incluyendo la minería, hidroeléctrica y petróleo y gas natural, al conflicto de dirección con las poblaciones locales. La primera es la implementación de la evaluación del impacto social (SIA por sus siglas en Ingles, Social Impact Assessment). La regulación de la SIA es irregular, pero se realiza voluntariamente para la gran mayoría de los proyectos de infraestructura.

Los SIAs, llevados a cabo durante la temprana etapa de planificación como parte de estudios de viabilidad, están destinados a proporcionar a los desarrolladores con una evaluación de cómo se verá afectada la comunidad local. A menudo, el proceso comienza con la base de datos sobre las características socioeconómicas de la comunidad ser recogidos a través de encuestas y entrevistas. El evaluador SIA hace recomendaciones sobre cómo los impactos pueden ser mitigadas. Comúnmente, los proyectos de infraestructura desplazan a hogares y personas y así se esbozan planes de restitución. Impactos ambientales negativos y otros impactos como el ruido y el tráfico creciente también pueden causar daño a la salud y la calidad de vida de las personas.

Los proyectos geotérmicos, especialmente en los países en desarrollo, comúnmente integrarán SIA en una evaluación de impacto ambiental. Estas evaluaciones de impacto ambiental y social (EIAS) tienden a minimizar el potencial de daño social o conflicto a la población local. Los proyectos geotérmicos se beneficiarían de haber experimentado profesionales proporcionando SIAS más completos e independientes que exploren los cambios sociales, culturales, políticos y económicos que pudieran ocurrir antes, durante y después de la implementación del proyecto. La mayoría de proyectos delinear un plan de gestión ambiental (PGA), y en algunos casos un plan de gestión ambiental y social (PGAS), que otra vez sufre una falta de atención al componente social.

El SIA puede ayudar a mitigar el impacto humano negativo del proyecto, pero a menudo la política de resistencia al proyecto es un problema mucho más grande que puede ser costoso e incluso descarrilar un proyecto antes de que empiece. Un movimiento de resistencia organizada puede recibir atención nacional y atraer a las organizaciones internacionales no gubernamentales y grupos de derechos humanos, especialmente cuando se trata de poblaciones indígenas.

Para abordar estos problemas, otras industrias han desarrollado estrategias de desarrollo participativo para involucrar directamente a la población local en el proceso de planificación. Desarrollo participativo es un término que incluye una amplia variedad de estrategias como la participación pública, relaciones con la comunidad y compromiso de las partes interesadas. A veces estos esfuerzos también pueden caer bajo las estrategias de responsabilidad social corporativa (RSC). Estos son esfuerzos altamente coordinados que involucran el diálogo y una comunicación permanente con los miembros de la comunidad y los actores locales.

Los desarrolladores del proyecto geotérmico deben ser conscientes, sin embargo, que incluso en el mejor de los casos, pueden aún las estrategias de desarrollo participativo ocasionar conflictos y resistencia. Hay innumerables ejemplos donde a pesar de las negociaciones, resistencia a grandes proyectos de infraestructura han generado protestas y degenerado en violencia.

Las protestas pueden ocasionar graves pérdidas económicas a las empresas cuando los proyectos se retrasan, o financiación de las organizaciones encuentran demasiado arriesgado para financiar proyectos. Un estudio de la Universidad de Queensland, Harvard Kennedy School y la Universidad de Clark estimó que los conflictos con la comunidad están costando industrias de minería, petróleo y gas natural miles de millones de dólares. El estudio encontró, por ejemplo, que un retraso para un proyecto minero podría costar hasta US $ 5 billones a la semana y resultar en una pérdida en los precios de las acciones.

El concepto de una “licencia social para operar” (LSO) ha sido creada por la industria minera para definir la aceptación social de la comunidad necesitan para implementar con éxito un proyecto y es utilizado por los gobiernos locales y organizaciones de financiación así como para evaluar la viabilidad del proyecto. Mientras no regulado, es ampliamente reconocido en la industria y las organizaciones internacionales para ayudar a mantener un mayor nivel de responsabilidad social y ambiental.

La industria geotérmica debe tomar lecciones de otras industrias, especialmente porque hay grandes cantidades de recursos geotérmicos en América Latina y África, dos regiones con una historia de conflictos que rodean el desarrollo de la infraestructura.

Desarrollo geotérmico en Colombia

Dewhurst participa actualmente en la exploración del primer proyecto geotérmico en Colombia y está en proceso de realización de un SIA en el sitio en el Nevado del Ruiz. El SIA implica trabajar estrechamente con miembros de la comunidad local y actores sociales que potencialmente se verán afectados. Utilizando métodos de evaluación rural rápida (Rural Rapid Appraisal, RRA), datos en las variables demográficas tales como edad, sexo, número de personas en cada hogar, estado de salud y nivel de educación. El socio local, CHEC, también ha estado involucrado en esfuerzos para brindar apoyo social a la comunidad y educación en temas como la conservación del medio ambiente.

Volcan Nevado del Ruiz

Vista aérea del Volcán Nevado del Ruiz y zonas aledañas. Foto: Dewhurst.

Este proyecto es único en muchos aspectos. La comunidad afectada es una población aislada, no indígenas que viven en el valle del volcán Nevado del Ruiz. La población consiste en gran parte de los agricultores de inquilino que ganarse la vida a través de la producción lechera en pequeña escala o cultivo de cebollas y otras cosechas de gran altitud. Hay una principal carretera que conduce de la ciudad de Manizales a la montaña. Las malas condiciones de la carretera y la amenaza constante de derrumbes dificultan acceso a la montaña. Para la población en la montaña, acceso a la ciudad para alimentos, suministros y servicios fue citada como una de las principales necesidades de la comunidad. Existe poca atención de la salud y la educación sólo es ofrecida a través de la escuela primaria. La población está muy dispersa y fluida, lo que dificulta un censo exacto de la zona. La población se estima en varios centenares de personas en un momento dado.

Valle Nereidas

La calle que lleva al Valle Nereidas es peligrosa y es susceptible a derrumbes. Foto: Dewhurst.

 

Otros proyectos de infraestructura en Colombia han enfrentado al tipo de conflicto y resistencia que uno esperaría ver. Este proyecto es único en el apoyo del público que ha ganado de la comunidad afectada. Las dos empresas involucradas en la planificación y ejecución han intentado incorporar estrategias participativas en el proceso de planificación mediante la realización de un SIA independiente y a través de programas de extensión. La geotermia también tiene el beneficio añadido de no sólo ser una fuente de energía renovable, indígena, sino también tener una menor huella ambiental en comparación con otros proyectos de infraestructura.

En resumen, la energía geotérmica tiene el potencial de también tener un impacto reducido a la gente si los desarrolladores utilizan estrategias participativas como parte del proceso de planificación. La comunidad desarrolladora no debe siempre asumir que las energías renovables son mejor. Todos los proyectos tienen el potencial de causar daño a las personas pero con adecuada planificación, la geotérmica puede evitar la reputación negativa que otras industrias han ganado a través de años de destrucción de las comunidades y los medios de subsistencia en todo el mundo en desarrollo.

Tags: , ,

Category: Energía Geotérmica

Comments are closed.