Crecimiento de la Capacidad Eléctrica Instalada en América Latina en el Contexto de la Lucha contra el Cambio Climático

16 September, 2014 | By More

Por Ing. José Antonio Aquino Robles; Editado por Dra. Dora López PhD

Antecedentes

El problema del cambio climático y de la emisión de gases de efecto invernadero está teniendo un impacto muy importante en el desarrollo del sector eléctrico alrededor del mundo en lo que respecta a tres áreas fundamentales:

  • Las tecnologías,
  • Los mercados y
  • Las perspectivas.

Esto último debido a que cerca del 30% de emisiones de CO2 a nivel global son atribuibles al sector eléctrico en actividades como: generación, transformación, distribución y uso final, de acuerdo a los datos reportados por la CEPAL-DDSAH.

a la relevancia del tema, es importante considerarlo dentro del diseño responsable de las políticas públicas en América Latina y a nivel global. El CO2 es el gas del efecto invernadero más significativo, fundamentalmente proviene de la combustión de energéticos fósiles y en buena medida de las plantas de generación eléctrica.

Si bien, América Latina no es un gran emisor importante a escala global, sí es un emisor notable de gases de efecto invernadero, casi el 12% de la emisión global es atribuible a Latino América aunque obviamente no es tan significativa comparada con las emisiones de los Estados Unidos, Rusia o China.

En este sentido, América Latina no puede ni podrá sustraerse por mucho tiempo a los esfuerzos globales en materia de control de emisiones de gases de efecto invernadero, sobre todo porque se estima que la distribución actual de emisiones en el mundo cambiará en los próximos 15 años, ya que se espera que los países con gran crecimiento económico, principalmente China, India, Brasil, Indonesia, Perú, Panamá, Uruguay, Chile, Argentina, México en conjunto, participen con más de la mitad de las emisiones de gas de efecto invernadero en el mundo. Por ello, el tema de las emisiones contaminantes tiene que formar parte de la agenda legislativa y de la agenda de diseño de políticas públicas en América Latina.

Análisis y algunos casos Latinoamericanos

Paraguay. Desde 1970, la producción y el suministro de energías primarias en el Paraguay se incrementaron más de seis veces. Las principales razones fueron: la nueva extensión de la red vial, la construcción de las dos grandes estaciones hidroeléctricas Itaipú y Yacyretâ, y la extensión de la red eléctrica, especialmente a regiones rurales.

En los últimos 20 años, el grado de electrificación pasó del 48 al 96,7% (en las ciudades, 99%). Sólo en algunas regiones aisladas en el Chaco la electrificación no ha avanzado hasta hoy. La matriz energética del Paraguay se caracteriza por una elevada oferta de energía primaria de origen renovable y local. De acuerdo con el Balance Energético preliminar de 2009, el 58% de dicha oferta correspondió a hidroelectricidad y el 27% a biomasa (leña, carbón vegetal y residuos vegetales).

El 15% restante son hidrocarburos que, en su totalidad, son importados, porque en el país no hay producción de petróleo ni de gas natural. Los hidrocarburos son, en su mayoría, aprovechados para el transporte. Descontando las pérdidas de energía y el manejo de stock, el 46% de la energía primaria generada en el Paraguay se destina a la exportación.

La generación de energía eléctrica en un 99,9% está basada en la generación hidráulica, con las Centrales Hidroeléctricas Binacionales de Itaipú, Yacyretá y la central de Acaray (propiedad de la Ande). Aun cuando su matriz es totalmente hidráulica y convencional, con todo constituye un ejemplo fehaciente que en América, se tiene un país con una matriz 100% renovable. Con toda la singularidad del caso.

De acuerdo a las estadísticas de la OLADE (Organización Latinoamericana de Energía) Paraguay en 2006 tenía una capacidad instalada de 8,116.1 MW y para 2012, ésta había crecido hasta 8,816.1 MW, lo cual se considera un aumento apenas considerable como para suplir el incremento de demanda poblacional, dado que en seis años creció un 8.6% su capacidad instalada. Teniendo aún todavía un potencial hidroeléctrico del 12,526. MW por explotar aún.

En 2006 Brasil tenía una capacidad instalada total del 95,191.9 MW de los cuales 72,013.46 MW son de plantas hidroeléctricas y 20,934.59 MW de plantas termoeléctricas. Y con tecnologías eólica, solar y geotérmica de 236.85 MW. Para el año 2012, su capacidad total instalada creció en 23% para un total de 117,133.8 MW. Su capacidad hidroeléctrica creció en 14% y su capacidad termoeléctrica en 49% siendo que se estima que aún dispone de 260,093 MW de potencial hidroeléctrico aún. Lo que es trascendente señalar es que en 2006 contaba con solo 236.85 MW de tecnologías renovables no convencional (eólica, solar y geotérmica) y para 2012 contaba ya con 1426 MW con lo que tuvo un incremento del 602%.

México. En 2006 tenía una capacidad instalada de 48,897.44 MW de los cuales 10,566 MW son hidroeléctricos y 36,003.76 MW son de termoeléctricas convencionales. Y 962 MW de tecnologías renovables no convencionales. Para 2012 su capacidad instalada creció un 7% su capacidad hidroeléctrica un 9% y su capacidad termoeléctrica un 7% y en cuanto a tecnologías renovables tuvo un incipiente avance, apenas perceptible.

Argentina. En 2006 tenía una capacidad instalada de 28,184.91 MW de los cuales 9,852 MW eran de hidroeléctricas y 17,288.29 MW de termoeléctricas. Y para el 2012 su capacidad instalada se incremento en un 20%. Su capacidad hidroeléctrica en un 2% y su capacidad termoeléctrica en un 31%.

Panamá ha crecido a niveles de 8 al 10% anual en los últimos años. En 2006 tenía una capacidad total instalada de 1467.1 MW de los cuales 846.5 MW eran de hidroeléctricas y 620.6 MW de termoeléctricas. Actualmente en 2012 cuanta con una capacidad instalada de 2391 MW lo cual implico un crecimiento del 62%. Su capacidad instalada hidroeléctrica creció en un 60% y su capacidad termoeléctrica en un 67%.

Perú. País que ha crecido fuertemente en los últimos años en Sudamérica. En 2006 tenía una capacidad instalada de 6657.69 MW – 3214 MW de plantas hidroeléctricas y 3442.99 de plantas termoeléctricas -. Para el 2012 su capacidad instalada creció a 8556.4 MW. Teniendo un incremento del 29% aproximadamente. Su capacidad hidroeléctrica apenas aumento en 7%. Pero su capacidad instalada termoeléctrica aumento considerablemente en un 48%.

Resulta bastante singular. Conocido es la seriedad y buen juicio en cuanto a la planeación del crecimiento estratégico de su sector eléctrico, aún cuando su sector ha sido liberalizado y separadas las actividades del mismo. Aún con todo, su planeación estratégica es en muchos sentidos bien elaborada respecto a lograr conseguir su independencia energética. Considerando que en 2006 tenía una capacidad total instalada de 13,537.61 MW. De los cuales 4,899.57 MW de plantas hidroeléctricas y 8636.04 MW de plantas termoeléctricas y apenas 2 MW en tecnologías renovables no convencionales (eólica, solar y geotérmica).

Para 2012, la capacidad instalada simplemente en tecnologías renovables ya era de 827.7 MW, se incremento 414 veces. La capacidad instalada hidroeléctrica aumento en 23%. La capacidad termoeléctrica incremento en 24% y la capacidad total en 30%. Sin embargo se estima que cuenta todavía con un potencial hidroeléctrico sin explotar de 25,156 MW.

América Latina, de acuerdo a las estadísticas de la OLADE de 2012, cuenta aún con un alto potencial sin explotar aun. En el caso de Europa, ellos han tenido una sustitución de tecnologías de generación (gas por carbón) disminuye potencialmente las emisiones contaminantes, lo cual es una gran contribución desde la perspectiva medioambiental y de la lucha contra el cambio climático. Sin embargo en América Latina, aun cuando se ha logrado el incremento de capacidad instalada, ésta se ha cubierto mediante plantas que utilizan combustible fósil (gas natural), aumentando así su emisión de contaminantes y desaprovechando su todavía alto potencial renovable tanto convencional, como no convencional.

De acuerdo al análisis anterior, el aumento en la utilización de combustible fósil en las matrices de generación se puede explicar mediante dos razones: desde un punto de vista técnico, depender de un solo recurso ya sea renovable como el agua o no renovable como el gas natural es riesgoso no solo para América Latina, sino para cualquier otra región del planeta; ello porque la escasez de uno u otro recurso pone en peligro garantizar la seguridad del suministro y la incertidumbre de depender por ejemplo del recurso hidrológico.

La otra es la desregulación o liberalización de actividades y la forma en que las compañías eléctricas evalúan sus inversiones. La fiabilidad y seguridad del suministro de un sistema eléctrico, es una gran preocupación para la industria eléctrica, sus clientes, y la clase política. Un componente importante es la elección de tecnología de última generación y la combinación de tecnologías de generación de la matriz de capacidad instalada en una nación. Como hemos visto anteriormente en las naciones que fueron analizadas sus incrementos en la capacidad instalada se da en varios tipos de tecnologías de generación que usan por lo mismo, diversos energéticos primarios (Aquino et al 2012).

En los sistemas dominados por la generación térmica como el caso de México, los factores críticos son la capacidad de suministrar suficiente electricidad en las horas punta o pico, y la seguridad de suministro del gas natural, combustóleo carbón o combustible nuclear. En un sistema predominantemente hidroeléctrico, el factor crítico es la capacidad de los embalses para el suministro de energía suficiente en un prolongado período de sequía.

De acuerdo a lo anterior vale añadir que la generación hidroeléctrica está en función del recurso hídrico el cual es susceptible a las condiciones climáticas, mientras que el suministro de gas está en función de cuestiones políticas y económicas que no depende de las condiciones climáticas.

ENOS

Enos

Oscilación del Sur El Niño. Fuente: Wikimedia Commons.

Una de las anomalías climáticas más importantes en América Latina específicamente de Sudamérica es causada por el fenómeno macro-climático conocido como El Niño-Oscilación Sur (ENOS). ENOS es una oscilación cuasi-periódica de la zona tropical del Océano Pacífico que conduce a cambios en los regímenes de lluvia en la costa este de América del Sur.

Las fases extremas del ENOS son El Niño y La Niña. El Niño produce más estaciones secas de lo habitual en Colombia, por ejemplo, la de 1997-1998 redujo la entrada de agua a los embalses de casi 30 %. La Niña, por el contrario, intensifica la lluvia en Colombia, mientras que al mismo tiempo, causa sequías extremas en Chile. Durante la ocurrencia de La Niña de 1998 y 1999, produjeron la reducción de embalses para la generación hidroeléctrica. El sistema eléctrico chileno se enfrento también a una escasez de gas natural el cual presionó a los sistemas de ciclo combinado ocasionando una reducción transitoria en la oferta que llevo a la necesidad de implementar apagones rotatorios, en el máximo apogeo de la crisis, por lo cual hubo que programar apagones rotatorios de 3 horas de duración. Esta situación empeoró cuando una falla en el sistema de precios no permitió pasar los costos reales a los consumidores finales y se creó una distorsión desestabilizadora en el mercado (Aquino et al 2012).

¿Qué alternativas tiene América Latina en este efecto péndulo? como le llama Pérez Arriaga et al 2008, no solo entre el cambio de manos que ha tenido el sector al pasar de la iniciativa privada a la nacionalización y actualmente en algunas actividades en manos de la iniciativa privada en algunos países. En cierta forma también existe otro efecto péndulo ligado al que se describe Pérez Arriaga 2008, puesto que los cambios en la propiedad del sector eléctrico en América Latina, también ha provocado una tendencia del sector hacia el empleo de recursos renovables o tecnologías no renovables, en la generación eléctrica.

Referencias

CEPAL-DDSAH. Comisión Económica para América Latina y el Caribe. División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos. “América Latina y Cambio Climático”. Documento estadístico y de investigación. Revisado en Junio del 2014.

Comisión de energía, Cámara de Diputados, México “Memorias del Seminario de políticas públicas para el sector eléctrico. LIX Legislatura México 2004, Consultado en: Junio de 2014 Disponible en: www3.diputados.gob.mx/camara/content/download/72797/mem01.pdf

Diaz H.F-, Markgraf V. “El Niño and the southern oscillation: multiscale variability and global and regional impacts”. Cambridge University Press; 2000.

Larsen ER, Dyner I, Bedoya L, Franco C. Lessons from deregulation in Colombia: successes, failures and the way ahead. Energy Policy 2004;32:1767–80.

Arango S. Dyner I, Larsen ER. Lessons from deregulation: understanding electricity markets in South America. Utilities Policy 2006;14:196–207.

Pereira AF, Salem A, Schaeffer R, Rodrigues R, Moreira BS, Leal IV, Pereira AO, Ferreira SH. The vulnerability of renewable energy to climate change in Brazil. Energy Policy 2009;37:879–89.

Aquino R. J.A. Corona R. L., Cuervo P. V.D. “Las decisiones del mercado versus las decisiones en la lucha contra el cambio climático – una revisión desde la perspectiva del sector eléctrico”. 2º. Congreso Nacional en Investigación en Cambio Climático Octubre del 2012. Disponible en http://www.pincc.unam.mx/congresonacional2012/sis_resumenes/archivos/aquino.pdf

J. Pérez-Arriaga, C. Batlle, M. Rivier, T. Gómez, “Expansión de la oferta e infraestructura eléctrica en Iberoamérica: generación, transmisión y distribución”, en Libro sobre la energía y regulación en Iberoamérica, Comisión Nacional de Energía, Madrid, 2008

Santiago Arango, Erik R. Larsen, “The environmental paradox in generation: How South America is gradually becoming more dependent on thermal generation”, Renewable and Sustainable Energy Reviews, Volume 14, Issue 9, December 2010, Pages 2956-2965, DOI: 10.1016/j.rser.2010.07.049

Portafolio, “Cortes de gas mostraron descoordinación entre actores del negocio y responsabilidad compartida”. Disponible en: www.portafolio.com.co/economia/pais/ARTICULO-WEB NOTA_INTERIOR_PORTA-6282768.html, consultado en Enero del 2012.

Organización Latinoamericana de energía OLADE “Energía en Cifras” Sistema de Información económica energética 2006, SIEE Versión No.18 Quito Noviembre 2007 disponible en www.olade.org.

Organización Latinoamericana de energía OLADE “Energía en Cifras” Sistema de Información económica energética, 2010 SIEE Versión No.20 Quito Octubre 2010 disponible en www.olade.org.

Organización Latinoamericana de energía OLADE “Energía en Cifras” Sistema de Información económica energética 2012 SIEE Versión No.22 Quito Noviembre 2012 disponible en www.olade.org.

 

Tags: ,

Category: Bioenergía: Biomasa, Biocombustibles y Biogas, Energía Hidroeléctrica

Comments are closed.