México: La higuerilla como cultivo bioenergético

7 February, 2015 | By More

Por Biól. Eugenia Guadalupe Ortiz Lechuga; Editado por Dra. Dora López PhD

La familia Euphorbiaceae es cosmopolita, comprende alrededor de 280 géneros y más de 800 especies; son árboles, arbustos o hierbas con o sin espinas y si bien presentan características de gran interés botánico como su toxicidad para el ser humano, una de las más importantes desde el punto de vista bioenergético es la presencia de una semilla con endospermo abundante y carnoso.

castor bean USDA

Semilla de higuerilla. Foto: USDA.

Dentro de esta familia es donde encontramos al ricino, la palma de Cristo o higuerilla. La higuerilla es una planta que en México se puede encontrar desde los desiertos del norte, hasta los más permisivos climas del sur, lo que demuestra su amplia flexibilidad a cambios de temperatura y precipitación es tan abundante su presencia, que se le ha llegado a considerar “maleza”.

Las malezas por definición tradicional y de conocimiento popular, son plantas que crecen donde no se desea, o bien en un sentido más extenso, aquellas plantas silvestres que prosperan en ambientes antropogénicos (1).

Un factor que influye en el tratamiento y consideración de estas plantas como indeseables es la falta de conocimiento de las mismas. En el caso particular de la higuerilla, la presencia de un compuesto llamado ricina le ha conferido un gran número de usos y en los últimos tiempos, su aceite – que se encuentra presente de un 50 a 70% en su semilla y que presenta viscosidad constante a diferentes temperaturas y poca tendencia a la acidificación – la vuelve una opción viable para la producción de biocombustibles.

El uso de higuerilla para biocombustibles es considerado de generación 1.5 ya que involucra aquellos procesos que se llevan a cabo por técnicas convencionales como la fermentación o la transesterificación mientras que utilizan fuentes que no compiten con los alimentos.

Si bien el ricino presenta un rendimiento menor, con 1,320 litros /hectárea, comparado con la palma aceitera que presenta 5,500 litros por hectárea, su biología le provee de ciertas ventajas, como la facilidad de dispersión y la germinación escalonada lo que la hacen una opción viable para obtención continua de materia prima con potencial para producción de biocombustible.

 

  1. Villaseñor Ríos J. L. y F. J. Espinoza García. 1998. Catálogo de malezas. Fondo de cultura económica. 1ª edición. México D.F. ISBN 968-16-5878-7. Pág. 11-13.

Artículo relacionado:

Ricino ¿cultivo bio-energético o cultivo para bio-productos?

 

Tags: , ,

Category: Bioenergía: Biomasa, Biocombustibles y Biogas

Comments are closed.