México: Microalgas como productoras de biocombustibles

24 June, 2015 | By More

Por Biól. Eugenia Guadalupe Ortiz Lechuga; Editado por Dra. Dora López PhD

Dentro diversas opciones que han sido estudiadas para la obtención de bio-energéticos, una de las más prometedoras es el uso de microalgas en las Américas, ya que se han visualizado como fuente de obtención sostenible no solo de biogás o biodiesel sino también de etanol e hidrógeno. Fuera del área bioenergética pueden ser utilizadas en cosmetología, acuicultura o producción de pigmentos, por mencionar algunos campos de empleo, lo que les provee valor agregado.

 

La producción de bioenergía a partir de microalgas fue contemplada desde los años cincuenta, sin embargo a partir de la crisis energética de 1975, el potencial económico de esta tecnología fue reconocido por varios países como EEUU, Japón y Australia (1,2).

 

AlgaepondLas microalgas son organismos unicelulares autotróficos que se encuentran presentes tanto en agua salada, agua dulce, suelo o incluso aguas residuales y que por su variabilidad presentan características adaptativas muy diversas, como la capacidad de absorber nutrientes del medio y permitir su acumulación para uso posterior, dicha acumulación pudiendo efectuarse en forma de lípidos.

 

Su cultivo es relativamente sencillo requiriendo solo de agua y luz, para lo cual se hace uso de diversas técnicas, como los fotobiorreactores. Existen dos principales tipos de fotobiorreactores: sistemas cerrados y sistemas abiertos tipo raceway, siendo los primeros los que presentan una mayor productividad. Para la cosecha de las microalgas, que usualmente representa un alto costo, pueden aplicarse diversas técnicas.

 

Aunado a esto, los cultivos de microalgas presentan la ventaja de que el contenido lipídico puede ser controlado en función de las condiciones de cultivo, principalmente mediante la limitación de nutrientes, ya que se han documentado situaciones en las cuales esta insuficiencia incrementa la proporción de triglicéridos, lípidos con alto porcentaje de ácidos grasos y ausencia de fosfato, que son ideales para la producción de biodiesel por su baja sensibilidad a la oxidación (Pruvost et al., 2009).

 

En la actualidad se cuenta con proyectos de creación y evaluación de biorefinerías integrales de las cuales se pueda no solo utilizar la biomasa de las microalgas sino también los residuos generados con la finalidad de obtener hidrógeno o metano. Adicionalmente, existen numerosos proyectos de investigación como los planteados por la Universidad de Huelva en el que si bien tienen el objetivo de obtener una microalga con potencial de producción de biodiesel también buscan aprovechar carotenoides luteína y zeaxantina. Otros investigadores como los de Algenol en la Florida EEUU, buscan producir directamente etanol y bio-crudo.

 

Sabiendo de la gran diversidad que presenta este grupo de organismos y que solo se han reportado alrededor de 30 especies con potencial de producción de lípidos para creación de biocombustibles (3) la búsqueda y aislamiento de nuevas cepas es de suma importancia, con reportes de ambientes tan adversos como el realizado en el Desierto de Atacama por Investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN).

 

Material Citado

  1. Arredondo B. O. y Vázquez-Duhalt R. (1991). “Aplicaciones biotecnológicas en el cultivo de microalgas”. Ciencia y Desarrollo. 17: 99-111.
  2. Huntley M. E. y Redalje D. G. (2007). “CO2 mitigation and renewable oil from photosynthetic microbes: a new appraisal”. Mitigation and Adaptation Strategies for Global Change. 12: 573-608.
  3. Ahmad, A. L., N. H. Mat, C.J. Derek y J.K. Lim. (2011). “Microalgae as a sustainable energy source for biodiesel production: A review. Renewable and sustainable energy reviews. 15:584-593.

Category: Bioenergía: Biomasa, Biocombustibles y Biogas, Hidrógeno

Comments are closed.