Energía y Cambio Climático. Parte 18 Caso de Estudio Sistemas Fotovoltaicos Aislados CPR-ADIM en Guatemala

29 June, 2015 | By More

Por Dra. Debora Ley PhD; Editado por Dra. Dora López PhD

 

Estos proyectos solares fotovoltaicos, domésticos y comunitarios, se enfocan también en una de las áreas más afectadas por el conflicto interno de Guatemala. Las comunidades se localizan en áreas cercanas a la micro-hidroeléctrica de Chel, y fueron implementadas por la misma ONG, Fundación Solar, con apoyo de la comunidad internacional.

 

El grupo de Comunidades de Poblaciones en Resistencia (CPR-Sierra) solicitó electricidad y, con apoyo de la Fundación solar, crearon una asociación llamada Asociación de Desarrollo Integral Multiservicios (ADIM) para proporcionar paneles solares a 18 comunidades. Se diseñaron sistemas de varias capacidades, dependiendo de las necesidades de los usuarios y su capacidad de pago (mayor porcentaje de pago por parte del usuario entre mayor es la capacidad del panel). Los sistemas más pequeños fueron de 25 W, suficientes para dos lámparas compactas fluorescentes, e incrementaron en capacidad hasta los 135 W en algunos casos, aunque la mayoría de los sistemas instalados fueron de 50 y 65 W, suficientes para 3 lámparas compactas fluorescentes, enchufe para carga de celular, un radio y una televisión blanco y negro.

 

ADIM es la institución a cargo de facilitar la instalación, operación y mantenimiento de los sistemas, al igual que de llevar la contabilidad para el fondo de reposición de componentes. Cada comunidad cuenta con un comité de energía y técnicos que trabajan y forman parte de ADIM. Desde la instalación de los proyectos ADIM se ha ido fortaleciendo y ha apoyado a las comunidades para obtener otros proyectos, incluyendo de estufas eficientes.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERALos sistemas fotovoltaicos son usados principalmente para usos domésticos, aunque algunas familias abrieron tiendas desde que tienen el servicio eléctrico y han podido abrir hasta noche. Incluso, las tiendas han servido también de punto de reunión de vecinos después de que baja el sol.

 

Mientras que algunos usuarios consideran a los sistemas como comunitarios, por la existencia de ADIM, otros lo consideran como individual ya que cada vivienda tiene su propio sistema. Este es un tema relevante al hablar del tema del pago de la tarifa mensual de operación y mantenimiento. No todas las familias lo pagan, ya que algunas familias creen que es mejor que ellos mismos estén a cargo de su propio sistema.

 

La estructura del fondo y pago es la siguiente: cada familia paga una cuota mensual que es resguardada por ADIM, al requerir el uso de esos fondos, es necesaria la firma de 3 miembros de ADIM. Cuando una familia requiera la reposición de baterías o cualquier otro componente, se usa dinero del fondo. La preocupación de algunas familias es que aquellos que no cuidan bien su sistema y tienen que reponer componentes más pronto van a obtener su repuesto más pronto, mientras que aquellas familias que cuidan bien su sistema y usan los componentes hasta el final de su vida útil, podrían esperar más tiempo a que se vuelva a llenar el fondo, ya que en algunos casos no ha habido dinero.

 

Por otro lado, hay familias que pagan su cuota mensual sin saber porqué lo pagan o el beneficio que deben obtener por pagar. De esta forma, algunas casas tienen 2 ó 3 paneles adicionales (con sus baterías respectivas) porque no sabían que habían técnicos de ADIM que los pudieran ayudar.

 

Además de los sistemas domésticos, hay algunos sistemas comunitarios, principalmente en la forma de telesecundarias (paneles solares para uso de televisor y videocasetera) y centros de salud (paneles solares para refrigeración de medicamentos), además de iluminación.

 

Los sistemas más antiguos de este proyecto tienen ya más de 15 años de instalación, y algunos siguen funcionando. Aquellos que no funcionan han sido principalmente por el mal cuidado de las baterías, sin embargo, se puede considerar un caso de éxito porque hay familias que, al descomponerse su sistema, lo han reemplazado con otro panel solar, o han incrementado la capacidad de su sistema actual.

 

Los principales beneficios de este proyecto han sido en el ámbito de alivio de pobreza. No existe gran cantidad de reducción de emisiones y a la fecha no han sufrido por eventos climáticos extremos por lo que no se puede saber su impacto y utilidad en cuanto a adaptación al cambio climático. Pero la unidad y confianza generada entre los miembros de la comunidad, los comités de energía y ADIM, indican que en casos de emergencia habría buena respuesta.

 

Las lecciones aprendidas se pueden resumir:

 

  1. El proyecto ha cumplido sus objetivos, aunque hizo falta mayor capacitación, sobre todo en el pago de la tarifa mensual y los beneficios de pertenecer a ADIM.
  2. La calidad técnica de los primeros sistemas instalados se pudo mejorar, ya que algunos paneles mostraron deterioro significante después de 5 ó 6 años de instalados. Pero a lo largo del proyecto, este aspecto se mejoró.
  3. También se requirió mayor capacitación en el uso y cuidado de las baterías ya que fue el problema principal, y la reposición se hizo normalmente con baterías de carro.
  4. Un aspecto importante de la capacitación fue que el material se adecuó al contexto: se hizo de forma gráfica, en el idioma local (quiché) y se agregaron recomendaciones que por lo general no se usan (por ejemplo, no cortar la batería con un machete).
  5. El fortalecimiento de ADIM ha sido importante, sobre todo porque actualmente han podido gestionar nuevos proyectos para las comunidades.

Category: Energía Solar, Renovables, Eficiencia Energética y Medio Ambiente

Comments are closed.