México: Sorgo dulce como materia prima para producción de etanol

20 August, 2015 | By More

Por Biól. Eugenia Guadalupe Ortiz Lechuga y Dra. Dora López PhD

Sorgo

Sorgo. Foto: Larry Rana, USDA.

La búsqueda de nuevas fuentes de obtención de biocombustibles con el tiempo se ha ido convirtiendo en la esperanza de un futuro en el que no dependamos del petróleo o sus derivados, y si bien se han logrado avances considerables, el hecho de que cuando hablábamos de etanol se consideraba al maíz o la soya como materia prima representaba una amenaza hacia la alimentación y hasta cierto punto provocaba desconfianza en la población, lo que permitió que se considerarán otro cultivos potenciales, como el sorgo dulce (Sorghum bicolor (L) Moench).  

Antecedentes

Desde 1853, el sorgo dulce fue introducido en Norte América proveniente de África y es capaz de resistir condiciones adversas para su crecimiento; en México es el segundo cultivo de mayor importancia, presenta tallos ricos en azúcares con un rango de 16 a 23 °Brix, lo que lo hace comparable con la caña de azúcar y su consumo es para forraje por lo que no compite directamente con la alimentación humana.

Dado que el bioetanol se produce a partir de la fermentación de azúcares, las materias primas utilizadas para su producción pueden clasificarse en tres tipos principales: azúcares, almidones y materiales lignocelulósicos; categoría dentro de la cual, el sorgo dulce también presenta ventajas ya que permite la obtención de los llamados “caldos dulces” lo que lo hace comparable con la caña de azúcar, siendo mencionado que se puede utilizar la misma maquinaria para producir el biocombustible a partir de ambas fuentes.

Limitantes actuales

Las limitantes encontradas para este cultivo están en la cuestión logística, su producción es estacional y debido a que la materia prima es perecedera en comparación con el maíz (cuyos granos se pueden almacenar por periodos extensos) el sorgo por el contrario se debe procesar en periodos cortos lo que aumenta costos de transportación y manejo.

Al no ser un cultivo prioritario para la alimentación humana, ha tenido un menor esfuerzo en lo que respecta a la investigación agronómica, específicamente para mejoras de productividad.

I&D del cultivo

En México, recientemente se ha reconsiderado su utilización para fines bio-energéticos, numerosas universidades y grupos de investigación se han enfocado en mejorar la cadena de suministro, el potencial de producción de etanol de segunda generación, incrementar la producción de etanol, condiciones de fertilización, investigación de variedades, la producción de azúcares, etc.

Los resultados son prometedores con respecto a encontrar condiciones óptimas de cultivo y rendimiento de etanol; por lo que el llamado “camello de los cultivos” por sus pocos requerimientos ha pasado a conocerse por su potencial como cultivo multipropósito y de manera más relevante como una opción real por su contribución al futuro de los bioenergéticos.

 

Tags: , ,

Category: Bioenergía: Biomasa, Biocombustibles y Biogas

Comments are closed.